Un poco de historia sobre las Cerraduras

El origen de las cerraduras se inició como un simple pasador horizontal, generalmente de una madera fuerte y resistente, que se apoyaba en la parte interior de la puerta, se hacía deslizar por una guía para encajar luego en un agujero hecho en la jamba. Para accionar este pasador desde fuera se hizo necesario utilizar una barra de metal dotada de un mango, así era la llave primitiva.

Para evitar que el pasador se deslizara, lo que se hacía era un agujero vertical en la parte superior de la hembra y se colocaba una cuña. La llave lo que hacía era mover la cuña y levantarla para liberar el pasador.

Así como los candados se cree que las cerraduras fueron inventadas en China hace cuatro mil años, aunque se sabe que en Egipto y babilonia eran utilizados para esta época y no se parecen en nada a las que usan hoy en día los cerrajeros, esto porque las necesidades de seguridad son otras.

Como era el mecanismo de esas cerraduras

Las cerraduras modernas, por supuesto que estas están altamente mejoradas y tecnificadas, se inspiraron en los modelos antiguos de cerraduras. Esos modelos estaban fabricados en madera, tenían una llave de madera con unas pequeñas prolongaciones de metal en un extremo.

Estas prolongaciones encajaban con un conjunto de pequeños pines de metal en el interior del cuerpo de la cerradura. Al introducir la llave, sus extremos y los pines encajaban de tal manera, que se liberaba el mecanismo de la cerradura y giraba. Bastaba con que un pitón de la llave fuera demasiado corto o largo para que el pestillo no retrocediera.

Como era el proceso de fabricar una cerradura.

Fabricar una cerradura era un proceso laborioso, que implicaba trabajo y tiempo, por lo que solo los ricos podían costear este tipo de trabajo, a demás que eran ellos los que disponían de bienes y fortunas susceptibles a ser robados. Para ello se tenía que fabricar en una forja de todos los elementos de uno en uno y luego era necesario ensamblarlos. La cerradura más antigua que se conoce en la actualidad que se conoce es un dispositivo egipcio fabricado en madera, encontrado con su llave en las ruinas de Nínive, en la antigua Asiria

Los egipcios construyeron este tipo de cerraduras, pero aumentando la cantidad de cuñas. Los griegos ya usaban comenzaron a desarrollar cerraduras efectivas, pero con una llave de tamaño descomunal.

Los romanos, se basaron en las cerraduras egipcias, hacían más pequeño el pasador de bronce, y las clavijas, recibían la presión de un resorte.  Los romanos desarrollaron la tecnología que permitió fabricar cerraduras construidas íntegramente de metal, desarrollaron los pernos, guardas, abrazaderas, y el cuerpo completo de la cerradura, así como las llaves. La cerradura y la llave metálica son  una invención romana,  crearon también un sistema de seguridad en los cierres: la vuelta de llave. Ellos fueron también quienes consiguieron disminuir el tamaño de las llaves de forma significativa. En las ruinas de Pompeya se han encontrado cerraduras y llaves, también una llave reducida, posiblemente una llave maestra